Técnicas De Intevención Verbal Durante La Entrevista

Las técnicas de intervención verbal, se diferencian por el objetivo que pretenden alcanzar, así como por el tipo de estructura enunciativa que requieren.

Pueden clasificarse de acuerdo con las categorías de directividad/no directividad.

TÉCNICAS NO DIRECTIVAS

Todas ellas denotan que el terapeuta está escuchando atentamente el discurso del paciente, y que presta la debida atención al proceso de interacción que mantiene con él.

Sus enunciados se construyen en función del sistema de referencia del paciente.

CLARIFICACIÓN

Pregunta que el entrevistador dirige al cliente para alcanzar alguno de éstos objetivos:
  1. Promover la elaboración que ha de realizar el paciente sobre los contenidos de los que estaba hablando.
  2. Comprobar que se han comprendido correctamente las palabras del cliente.
La forma enunciativa consiste en una pregunta del tipo: "¿Quieres decir que…?", o, "¿Lo que tratas de decirme es que…?".

La clarificación trata de hacer totalmente explícito el mensaje del paciente Þ Su empleo se aconseja siempre que no estemos seguros de haber captado el sentido del mensaje, y que deseemos evitar el riesgo de formular hipótesis basadas en presuposiciones erróneas.

Su uso frecuente se aconseja durante las primeras entrevistas y cuando sea necesario identificar un problema.

PARÁFRASIS

Enunciado que repite, con palabras del terapeuta, el contenido cognitivo del mensaje del paciente (deslindándolo de los aspectos emocionales).

Objetivos:
  1. Ayudar al paciente a centrar su atención en el contenido conceptual de su mensaje.
  2. Destacar los contenidos cognitivos del mensaje, cuando se considera prematura o inadecuada la atención directa sobre los sentimientos.
Su empleo se aconseja: Siempre que el terapeuta desee evitar que el paciente se vea desbordado pro la expresión de sus sentimientos.

Es una técnica efectiva cuando el entrevistador desea ayudar al paciente a pensar con claridad sobre un problema concreto, ya que ésta técnica favorece la ordenación y sistematización del pensamiento.

REFLEJO

Intervenciones en las que el terapeuta recoge la parte afectiva del mensaje del paciente, incluyendo el tono emocional empleado por éste durante su emisión.

Funciones:
  1. Animar al paciente a que exprese sus sentimientos Þ Refuerza la expresión emocional.
  2. Intensificar la experiencia del paciente respecto a sus propios sentimientos.
  3. Favorecer la toma de conciencia del cliente, en relación con la naturaleza de los sentimientos que le dominan o son más frecuentes en él.
Es importante elaborar el enunciado seleccionando términos que aludan a los sentimientos del paciente con la misma amplitud e igual profundidad que la expresada por él. Resulta útil elaborar una escala semántica de términos con valor afectivo o emocional, en función de 3 grandes categorías: odio, amor y miedo. (Ver tabla 4.1, pg 122).

La mayor dificultad que implica su uso es saber identificar el momento adecuado para su empleo (antes de devolver a un paciente su propio estado emocional es conveniente que el entrevistador se pregunta si le resultará beneficioso o si agudizará su problema).

RESUMEN

Elaborar y transmitir al paciente 2 ó más paráfrasis y/o reflejos, en los que se condensen algunos de sus mensajes. Aglutina los temas, las reiteraciones o a las inconsistencias de la comunicación del paciente, y, además, actúa como un feedback que tiende a estructurar los mensajes imprecisos o ambiguos.
  • Puede referirse tanto a lo cognitivo como a lo emocional.
  • Sus contenidos pueden tener por objeto toda una entrevista, una serie de ellas o algún miembro concreto.
  • Sintetizan la información transmitida por el cliente, través de los canales verbales y no verbales.
Objetivos:
  1. Enlazar diversos elementos dispersos a lo largo de las comunicaciones del paciente.
  2. Identificar un tema o estructura común a una serie de enunciados.
  3. Interrumpir una divagación excesivamente larga.
Funciones: Se aconseja emplearlo:
  • Para cerrar una etapa de la entrevista o el tratamiento.
  • Para comprobar que una larga exposición del cliente ha sido comprendida (función próxima a la clarificación).
  • Para introducir un tema que sólo antes sólo se había manifestado de forma latente o tangencial.
ATUROREVELACIÓN

Enunciado a través del cual el terapeuta comunica al paciente, de manera intencional, información sobre sí mismo. El contenido oscila de lo personal (no íntimo) a lo más privado, y de los aspectos positivos a los negativos.

Objetivos:
  1. Facilitar el establecimiento de un clima de interacción relajado, abierto y propicio para la colaboración.
  2. Favorecer que el paciente perciba al terapeuta como un ser humano, reduciendo así la distancia que conlleva el rol del experto.
  3. Incrementar el nivel de autorevelación del paciente (modelado).
  4. Influir sobre las posibilidades de cambio conductual del paciente.
Restricciones para su empleo, según Cormier y Cormier:
  1. Una tasa moderada de autorevelaciones producen más efecto que una tasa alta o baja.
  2. La autorevelación del entrevistador potencia la autorevelación del paciente, siempre que su extensión no resulte, ni excesivamente larga ni excesivamente corta.
  3. El grado de intimidad de las autorevelaciones del entrevistador nunca debe exceder, a los contenidos o emociones expresados por el paciente.
  4. La autorevelación sólo debe hacerse cuando el terapeuta puede explicar de forma precisa, la manera en que esa intervención concreta puede ayudar al paciente.
La autorevelación varía con las características personales del terapeuta y con la situación interactiva específica de los participantes en la entrevista.

Para emplear correctamente la autorevelación es preciso aprender a discriminar la cantidad y el tipo de información a revelar, así como el momento apropiado para hacerlo.

INMEDIATEZ

Observaciones y/o sentimientos concretos que experimenta el terapeuta en relación consigo mismo, con el paciente y/o con los problemas de la relación entre ambos, tal y como se presentan en el momento de realizar la intervención.

Objetivos:
  1. Discutir con el paciente los sentimientos relativos a la interacción, que hasta ese momento habían permanecido implícitos.
  2. Proporcionar al paciente un feedback inmediato sobre un momento concreto de la entrevista.
Funciones:
  • Sirve para desenmascarar los juegos con los que el paciente suele eludir los conflictos.
  • Integración de los sentimientos que surgen en la relación terapéutica (éstos sentimientos resultan peligrosos si inhiben, la comunicación y la confianza).
Rogers, aconseja limitar su uso a casos críticos en los que de no hacerse, acabaría por envenenar la interacción y por hacer inefectivo el tratamiento.

Recomendaciones para su empleo:
  1. Debe limitarse al aquí-ahora (mezclarlo con lo percibido en otro momento, reduce el efecto).
  2. Debe formularse como una constatación (nunca como origen de una discusión).
  3. Debe realizarse en presente de indicativo y explicitando el sujeto (yo, el terapeuta): Intensifica la receptividad del paciente.
  4. Antes, evaluar si el paciente está capacitado para afrontar el contenido del enunciado y elegir el momento adecuado.
Aunque la inmediatez no debe emplearse con frecuencia, su evitación puede significar que el terapeuta soslaya los problemas incómodos: la entrevista y el tratamiento podrían resultar demasiado superficiales.

TÉCNICAS DIRECTIVAS

Intervenciones verbales en las que el mensaje está organizado en función del sistema de referencia del terapeuta, y no de acuerdo con el sistema de referencia del paciente.

Su utilización requiere una habilidad mayor que la exigida por las técnicas no directivas, pues, si el entrevistador no sabe elegir el momento adecuado para realizar la intervención, puede suponer que el paciente obstaculice o incluso abandone el proceso terapéutico Þ Su empleo inadecuado puede fomentar resistencias más intensas que las provocadas por una utilización deficiente de las técnicas no directivas.

SONDEO

Pregunta que se refiere directamente a los problemas del paciente.

Suele contener la partícula qué, cómo, cuándo, dónde o quién.

Adopta la modalidad abierta: ofrece al paciente la posibilidad de responder de acuerdo con sus categorías y valores.

Objetivos:
  1. Comenzar la entrevista.
  2. Animar al paciente a revelar o elaborar información.
  3. Demandar la expresión de los sentimientos u opiniones del paciente.
  4. Promover ejemplos concretos sobre la conducta, las ideas o los sentimientos del paciente, explicitando así las condiciones que inciden sobre el problema.
Es la técnica privilegiada por el análisis funcional de la conducta, pero su empleo se recomienda siempre que el objetivo fundamental sea identificar en qué consiste el problema.

Restricción importante:

Evitar la pregunta ¿Por qué?: Suele hace que el paciente se ponga a la defensiva. Sustituirla por la partícula qué.

AFIRMACIÓN DE LA CAPACIDAD

El entrevistador pone de manifiesto, a través de un enunciado verbal, la capacidad habitual del paciente para realizar una actividad concreta.

Objetivos:
  1. Animar al paciente a realizar algo en los casos en los que carece de confianza o iniciativa.
  2. Ampliar la conciencia del paciente respecto a sus capacidades o habilidades.
  3. Poner en primer plano la acción potencialmente beneficiosa para el paciente.
Restricciones:
  1. Sólo debe realizarse después de que el paciente haya manifestado expresamente su deseo y su decisión de pasar a la acción.
  2. Sólo debe emplearse cuando el terapeuta haya observado o evaluado hechos de los que pueda inferir, que el paciente tiene la capacidad que él le atribuye (sinceridad).
  3. Contraindicada cuando los pacientes tienen una imagen de sí mismos, tan negativa, que descuentan el feedback positivo.
CONFRONTACIÓN

Intervención verbal, mediante la que el terapeuta describe algunas discrepancias o distorsiones que aparecen en los mensajes y/o conductas del paciente, mediante la descripción de la contradicción o incongruencia.

Objetivos:
  1. Identificar las descalificaciones que emite el paciente de manera habitual.
  2. Explorar otras formas en que el paciente puede percibir una situación o concepción de sí mismo.
Las incongruencias se pueden clasificar en 4 categorías:
  • Entre la conducta verbal y la no verbal.
  • Entra la conducta y su descripción verbal.
  • Entre 2 mensajes verbales.
  • Entre 2 mensajes no verbales.
Forma enunciativa de la confrontación de las descalificaciones: "Dices que…pero,…".

La confron6tación de un mensaje o conducta distorsionados se realiza describiendo el proceso de distorsión o indicando alternativas para que el paciente reconsidere la situación.

Restricciones:
  1. Debe describir y no juzgar o evaluar los mensajes o conductas del paciente.
  2. Nunca debe ser formulada como una inferencia vaga, sino que, conviene que incluya una conducta concreta.
  3. El momento para realizarla debe ser elegido cuidadosamente, teniendo en cuenta, el nivel de atención, de ansiedad, de deseo de cambio y de habilidad para escuchar del paciente, así como la confianza que demuestra tener en el terapeuta (cuanto mayor sea, más receptivo estará): La confrontación está contraindicada cuando no existe un buen rapport.
  4. El momento adecuado es aquel en el que el paciente demuestra tener la capacidad necesaria para actuar efectivamente en relación con los contenidos confrontados.
  5. Cuando la confrontación se refiere a hechos muy complejos, debe enunciarse de forma escalonada.
Posibles reacciones de un paciente ante una confrontación:
  • Negación o rechazo de la incongruencia a la que se enfrenta: verbalmente, desacreditando al terapeuta, etc…
  • Confusión: Si la confusión es auténtica, indica que la confrontación ha sido realizada de forma incorrecta (especificación insuficiente).
  • Falsa aceptación: Revela que el cliente no estaba suficientemente preparado.
  • Aceptación auténtica: El paciente responde a la confrontación con un verdadero deseo de examinar y modificar su conducta.
Especialmente si la aceptación no ha sido auténtica, se recomienda emplear técnicas no directivas (paráfrasis o reflejo), para potenciar la toma de conciencia del cliente respecto a su reacción.

INTERPRETACIÓN

Emisión verbal en la que el terapeuta ofrece al cliente una forma distinta de concebir el problema o una explicación de sus conductas y actitudes.

Se diferencia de otras técnicas de la entrevista en que recoge los aspectos implícitos de los mensajes o conductas del paciente.

Objetivos:
  1. Identificar y mostrar las relaciones implícitas entre los mensajes y la conducta.
  2. Ofrecer una explicación alternativa de la conducta del paciente.
  3. Ampliar la autocomprensión del paciente cuando ésta le va a ayudar a superar las dificultades.
Consideraciones:
  1. Momento en que se ofrece: Nunca antes de que el cliente haya adquirido cierto grado de conciencia y comprensión sobre el tema a interpretar, o, cuando existan indicios de que le puede causar ansiedad o dolor.
  2. Resulta más útil cuando se ofrece en la fase intermedia de la entrevista, pues así, el paciente tiene la oportunidad de reaccionar. Además, el conoci9miento de esa reacción, resulta muy valioso para el terapeuta.
  3. Siempre debe basarse en los mensajes emitidos por el paciente. Los datos en los que se apoya deben ser suficientes y representativos.
  4. El enunciado debe adoptar la forma de una tentativa o posibilidad: "Me pregunto si…Es posible que…Quizá…Pudiera ser que…".
  5. Después de una interpretación se aconseja comprobar qué piensa y siente el paciente sobre la nueva perspectiva que se le ha ofrecido (la clarificación es altamente recomendable en esa circunstancia).
Las reacciones de los pacientes pueden oscilar desde la aceptación al más violento rechazo.

Recordar que:
  • El hecho de que un paciente proteste ante una interpretación, no significa, necesariamente, que la interpretación sea errónea.
  • En caso de que el cliente proteste, es útil emplear un reflejo y reiterar la interpretación (siempre que el entrevistador esté seguro de su adecuación). Pero, conviene reconsiderar su formulación y la validez de los hechos en los que se apoya.
  • En ocasiones, la aceptación de la interpretación puede no ser auténtica (el paciente asiente sólo para no desagradar al terapeuta).
  • La aceptación auténtica se reconoce por el hecho de que el paciente muestra que ha asumido, integrado o aprendido algo sobre lo interpretado, mediante algún cambio o indicio.
INSTRUCCIONES

Uno o más enunciados a través de los cuales el terapeuta pretende instruir, dirigir o indicar al paciente, cómo debe de hacer algo.

Las instrucciones pueden estar dirigidas a algo que el paciente puede realizar durante la entrevista o fuera de ella.

Su contenido puede referirse a las ideas, los sentimientos o a las conductas observadas.

Es conveniente enunciar las instrucciones manteniendo la siguiente estructura:
  • Especificación del objetivo a alcanzar.
  • Exposición de los pasos que permitirán alcanzar esos objetivos.
  • Especificar lo que se debe de hacer y lo que se debe evitar durante la ejecución.
Objetivos:
  1. Influir o ayudar al paciente para que se comporte de una manera determinada.
  2. Proporcionarle la información necesaria para que le sea posible adquirir, mantener o eliminar una conducta concreta.
Importante: Comprobar que el paciente ha entendido las instrucciones. Se le puede preguntar de manera directa o pidiéndole que las repita.

Tener en cuenta:
  1. Los pacientes siguen mejor las instrucciones cuando se hayan asociadas a consecuencias positivas (refuerzos). Los refuerzos utilizados son movimientos de cabeza en sentido afirmativo, sonrisa, etc.
  2. Las instrucciones son más efectivas si se enuncian como una sugerencia y no como una orden "Me gustaría que…".
  3. Las instrucciones se comprenden mejor si antes de enunciarlas el entrevistador solicita explícitamente su atención, con formulas del tipo "Ahora voy a decirle algo que eme gustaría que hiciera. Por favor, preste mucha atención…".
ENCUADRE

Intervención con la que el entrevistador trata de predisponer al paciente para que considere una situación o suceso desde una perspectiva determinada.

En la práctica los contenidos se restringen a la noción de psicoterapia y a las etapas del proceso terapéutico.

Su tono ha de ser moderadamente optimista, pues se trata de expresar ideas positivas respecto al cambio, a las posibilidades concretas que tiene el paciente de cambiar o a la forma en que puede lograrlo.

Objetivos:
  1. Motivar al paciente para que permanezca en la situación de entrevista o en el tratamiento.
  2. Ayudarle para que comprenda los objetivos generales y específicos del tratamiento.
La motivación del paciente, su grado de compromiso y la evitación de los sentimientos negativos durante la psicoterapia, dependen de sus expectativas Þ Su colaboración aumenta cuando se especifican las características y objetivos del tto, sobre todo durante la fase inicial.

El terapeuta debe comprobar que el paciente ha comprendido su mensaje: puede pedirle que describa sus expectativas en función del contenido del encuadre.

INFORMACIÓN

Consiste en transmitir al paciente datos referidos a hechos, experiencias, sucesos, alternativas o personas con objeto de:
  1. Identificar alternativas.
  2. Evaluar alternativas.
  3. Disipar mitos.
La importancia de ésta técnica es mayor cuando se trata de niños perturbados, pacientes que han permanecido mucho tiempo hospitalizados, etc., pues, muchas de sus deficiencias provienen de la carencia de información.

Tener en cuenta que:
  1. La información debe ser considerada como un instrumento terapéutico, no como un fin en sí mismo (solo cuando es relevante).
  2. Debe ofrecerse sólo en el caos de que el paciente no posea los datos precisos.
  3. Ha de ser enunciada de forma comprensible, para que el paciente la pueda asimilar y aplicar (evitar redundancias que aburrirán al paciente y sobrecarga informativa que le abrumará). La información ha de ser enunciada organizadamente y de forma secuencial.
  4. Solo se empleará en caso de que el paciente sea receptivo a sus contenidos.
  5. Debe ofrecerse de manera objetiva, sin ocultar aspectos desagradables o comprometedores.
  6. Cuando la información ofrecida suponga al paciente sobrecarga emocional, conviene que explore sus sentimientos o actitudes.
  7. Nunca se debe ofrecer información de la que no esté completamente seguro (remitir al paciente a otra fuente).
  8. Nunca debe dar más información que la estrictamente necesaria (la combinación de unas información pertinente con otra que no lo es puede paralizar a un paciente que estaba preparado para la acción).

Compartir